Las Gibson Les Paul Historic Collection 1959, comúnmente conocidas como “R9” son, como muchos sabréis, fieles reproducciones (hechas por la Custom Shop de Nashville) de la auténtica joya de la época dorada de la marca: la Les Paul de 1959. Se fabricaron en total unas 643 en acabado “burst”, y hoy día alcanzan con facilidad precios de 250.000€-500.000€. Una buena razón para producir versiones “reedición” que, aunque caras, están al alcance de un público mucho mayor.

gorby.jpg
Les Paul original de 1959, "Gorby"


A lo que vamos con este pequeño artículo es al tema de las tapas. ¿Cómo eran las tapas? Pues bastante irregulares, al menos en comparación a las actuales (que llevan un veteado mucho más marcado). La obsesión con la simetría y el concepto “monster top” ni se planteaba en aquellos años, por lo que los dibujos de las tapas son bastante aleatorios. Pero eran dos piezas de arce “matcheado”. Es decir, cogemos una pieza de arce y la cortamos a lo ancho (como un sandwich), y las abrimos como un libro. Echad un ojo al vídeo (lo he puesto ya en el punto donde muestra esto) de un lutier de PRS mostrando cómo funciona el tema del matcheado. Un concepto muy sencillito y lógico.

59-1
Ejemplo de '59 original con bonito pero sutil flameado (dos piezas)

 

Explicación sencilla del "matcheado" de una tapa de arce

Así que dos piezas, ¿pero por qué? Pues en primer lugar por un tema de simetría: ¡qué bonitas quedan las dos piezas enfrentadas, y con su simetría! He investigado este asunto “a saco”, preguntando a varios reputados lutieres, y hay una cosa en la que están todos de acuerdo: las tapas de una pieza con buen dibujo “flameado” lo suficientemente grandes como para cubrir un cuerpo de Les Paul son bastante más difíciles de conseguir. ¡Claro, debe ser de al menos el doble que las piezas de la tapa matcheada!

97monster
Ejemplo de "monster top", locura "hip" noventera

58-1
Ejemplo de '58 original sin flameado, pero siempre se nota la junta de ambas piezas


Por lo que pude averiguar en mi investigación, Gibson sólo producía tapas de una pieza sin previo aviso. Es decir, cuando encontraban una tapa apta, lo hacían (si acaso). No existen suficientes tapas con estas características como para hacer una “producción limitada de 50 guitarras” o nada parecido.

Pero por otro lado está la inexactitud histórica: ninguna Gibson original 58-60 lleva, al menos en las versión “burst”, tapas de una pieza. Otra cosa son las “goldtop”. No sería la primera vez que alguien lleva a repintar su “Goltop” y se encuentran una tapa de una pieza tras decaparla. ¡Menuda sorpresa! Supongo que haciendo una radiografía podría verse.

Así que, realmente, una R9 de una pieza es una rareza un poco inexplicable. ¿Por qué se han hecho? No sabemos. Por esa razón resultan especialmente curiosas, ya que parecen fruto de la casualidad, de un razonamiento del estilo: “oh, mira qué pieza de arce tan bonita”, “sí, es hermosa... qué lástima cortarla a la mitad”, “bah, ¡qué demonios!”. No se me ocurre otra posibilidad, y ningún experto –ni siquiera los de Gibson- han sabido darme ninguna explicación.

Y... ¿hay muchas? Pues no. De entrada, pensad en cuántas habéis visto. La mayoría de la gente a la que les pregunto no sabían ni que existían. Sólo se conocen de algún forero en no se dónde que mostró una referencia de no sé qué libro. Tras mucho buscar, conseguí contactar con otro propietario de una que, aparte de decirme lo que pagó por ella (dato que me ahorraré para evitar escándalos), poco más sabía. Gibson no supo decirme cuántas se habían fabricado (increíble pero cierto), aunque sí dijo que eran “excepcionalmente raras”, dato un tanto impreciso, cuanto menos.

Me puse a rastrear la venta de la última Les Paul de tapa de una pieza que pude encontrar, y se remontaba a 2009, a través de uno de los distribuidores oficiales Gibson más importantes de EEUU. Me puse en contacto con ellos y me explicaron que Gibson les había dicho que “no sabía con exactitud cuántas se habían hecho, aunque podían ser unas 25 o así en total a lo largo de los años”, dato bastante impreciso pero algo más concreto, aunque “lo mismos de Gibson pensaban que podían ser bastantes menos”.

mailr9
Detalle del email con un importante dealer estadounidense


Osea, que se trataba de un experimento que los traviesos de la Custom Shop de Gibson habían hecho una veintena de veces –o muchas menos-. Interesante.

Seguí investigando otro poco, y finalmente me cuadraba que aquel distribuidor tan grande hubiese vendido la última R9 de una pieza nueva en tienda. Resulta que Gibson construyó una unidad para cada Emerald Dealer durante 2003 y 2007 aproximadamente. Los Emerald Dealers son, para los que no lo sabíais (yo tampoco) el estatus más alto que tienen los distribuidores de Gibson. Vamos, los que más venden. Suele haber unos 5 en todo el mundo, y este rango varía de año en año, en función de las ventas. Después, misteriosamente (habrán despedido a los traviesos o se habrán acabado las tapas de arce enormes), se dejaron de hacer. Y hasta hoy.

Lógicamente nunca se me hubiese ocurrido investigar esta frikada (de hecho, ni sabía que existían las R9 con tapas de una pieza) hasta que, probablemente debido a una alineación planetaria multi-galáctica, pude hacerme con una. Por arte de magia más que otra cosa. Pero eso ya es otra historia, puede que para otro día. ;)

Os dejo algunas fotos que le hice para que disfrutéis de la marcianada. ¿Quién ha dicho que los marcianos eran feos?

Un saludo a todos.

- Dani  

1pc1
A la salida de la tienda.

 

1pc2
En la mesa de mi terraza (bonito contraste)

 

1pc3
Foto hecha en el estudio