A menudo hay personas que nos ofrecen su guitarra y, llegado el momento, nos envían fotos de la misma donde es difícil apreciar el estado –e incluso el color- en el que está. No sólo nos ocurre a nosotros, sino que es algo bastante habitual en general, fotos deficientes de las guitarras que, la mayoría de las veces, además de impedir hacer cualquier valoración certera, no hacen justicia al instrumento.

Es por ello que hemos querido hacer un pequeño tutorial, con varios puntos clave (un poco a modo de decálogo) para que, sin necesitar grandes conocimientos fotográficos ni equipo especializado, podamos sacar imágenes decentes de las guitarras sin sufrir con el móvil o una cámara compacta normalita. Allá vamos:

1) Haz las fotos a la luz del día. En muchas ocasiones noto que la gente elige la noche para hacer las fotos, porque es cuando les viene bien por asuntos laborales, principalmente. Sin embargo, creo que es un error: la luz del día contiene una luz mucho más rica (un espectro visual mucho más completo y equilibrado) que respetará mucho mejor los colores de tu guitarra, además de ser notablemente más potente que una luz de bombilla, lo cual se traducirá generalmente en una imagen más limpia (sin tanto “ruido” digital o “grano”). Además, esto es especialmente importante para evitar que la imagen salga “movida” y con poca nitidez, ya que una foto sin flash en interiores será mucho más complicada que una foto a la luz del día. Esto no quiere decir que tengamos que poner la foto a pleno sol, y más adelante explicaremos dónde. Por lo tanto, es importante reservar un momento de la semana para hacer las fotos, al menos si pretendemos que sean presentables.

Luz natural de ventana
Foto con luz día, junto a una ventana


2) Flash NO, por favor!
Jamás uses el flash a no ser que tengas un conocimiento medio del mismo. Es decir, si tienes intención de usar el flash integrado de la cámara, mejor no uses flash. Si haces las fotos de día, es probable que sea completamente innecesario. ¿Y por qué el flash no? En realidad no es “porque no”, sino que es el uso erróneo que se suele hacer de él lo que lo hace una pésima elección. Un flash integrado en cámara nunca debería usarse como fuente de luz principal (al menos, no para sacar “bonita” una guitarra) sino, como mucho, de luz de apoyo o “relleno”. Para hacer unas fotos sencillas que muestren bien la guitarra es fácil poder prescindir del flash, siempre y cuando sea de día. Así que ya sabéis, flashes no.

Luz artificial y flash
Ejemplo poco halagador con flash


 3) Elige bien dónde haces las fotos. De acuerdo, ¿y dónde hacemos las fotos, si estamos en exteriores (jardín, acera de la calle, etc.)? Pues muy sencillo: a la sombra. Puede que no sea la luz más dramática, expresiva, plástica y hermosa del mundo, pero sí es la más homogénea que podrás encontrar al natural. Pon la guitarra a la sombra (ojo, no a la penumbra, tiene que ser simplemente donde la luz no dé directamente, como debajo de un arbol, en la parte de la acera donde no da el sol, etc., no en un “garaje subterráneo, porque como está a la sombra...”). Y, al contrario de lo que mucha gente cree, si el día es nublado, no sólo es un momento aceptable para hacer fotos, sino que es el mejor momento (hablando a efectos prácticos de este tutorial, pues no vamos a hablar de “hora mágica” ni momentos puntuales del día que requieren cierta planificación).

Naturalmente, se pueden hacer a “pleno sol”, pero pueden ocurrir varias cosas si la fotografía no es lo tuyo, así que lo dejamos para el siguiente tutorial, donde mostraremos cómo conseguir efectos fabulosos a pleno sol y a ciertas horas del día, pero vamos pasito a pasito.

Foto correcta
Luz natural. No está mal para ser un día lluvioso...


Si estamos en interiores, debemos hacer las fotos situándonos próximos a una fuente de luz, y cuanto más grande sea ésta, mejor. Ventanas, puertas, etc. son buenas fuentes de luz. Si por ejemplo tenemos un ventanal en el salón y otra ventana pequeña en la cocina, probablemente sea mejor elección el ventanal del salón. En cualquier caso, recomendamos evitar los interiores. Eso sí, muy importante tener en cuenta el punto de a continuación.

Luz artificial
Ejemplo de luz artificial: los colores no son lo mismo


4) Elige bien los fondos.
Este punto es especialmente importante, sobre todo con algunos colores. El principio es bien fácil: si colocamos la guitarra frente a un fondo de un color similar, el resultado será malo, ya que ambos colores se fusionarán o “empastarán”, siendo difícil distinguir los contornos de la guitarra del fondo. La única forma de evitar esto sería aplicando una luz de contra, pero no vamos a entrar en eso ahora, para mantener las cosas sencillas. Así que si tenemos una guitarra negra, evitad hacerle fotos en el sofá negro, o si es una guitarra blanca, evitad ponerla frente a una pared blanca, y así sucesivamente.

fondo empastado
Fondo mal elegido: se empasta el marrón de la guitarra con el fondo

 

Fondo correcto
Fondo mucho mejor elegido: colores opuestos que separan bien


5) Evita los contraluces.
Es decir, evita que haya una fuente de luz potente detrás de la guitarra, de manera que no salga en la foto. Si sacas una fuente de luz superior a la que está incidiendo directamente sobre la guitarra, estarás fotografiando a contraluz, y los resultados serán desastrosos para lo que buscamos (aquí es donde un buen flash podría funcionar muy bien, para contrarrestar el efecto de contraluz). Es mejor que hagas la foto a favor de la luz, es decir, con la luz detrás de ti. Nuevamente, no es lo más hermoso del mundo, pero sí lo más homogeneo y práctico, y permite obtener resultados muy decentes. Si haces fotos usando la luz de una ventana, evita tener la ventana detrás de la guitarra sino, nuevamente, detrás de ti.

contraluz
Ejemplo de "fail" a contraluz


6) ¡Evita los tembleques!
Aunque parezca mentira, la cámara es muy sensible a cualquier tembleque en la mano en el momento de hacer la foto. Por eso, aunque parezca una tontería, dedicando especial atención a este punto podremos mejorar enormemente la nitidez de la foto. Por ejemplo, yo siempre aguanto la respiración cuando hago una foto, es algo que ya hago inconscientemente. En condiciones de baja luz, dejar la cámara muy quieta será clave, y aunque tendremos más margen si hacemos las fotos de día, siempre es muy recomendable evitar cualquier movimiento. Si podéis apoyar la cámara en algún sitio, pues mucho mejor. De hecho, los trípodes son el secreto de la fotografía con poca luz sin flash, pero para lo que nos concierne no es necesario tener uno.

foto movida
Foto movida por no quedarnos quietos

 

Movida no
Foto correcta sin movimientos


7) Cuida los encuadres.
Está claro que al hacer fotos de la guitarra no buscamos hacer arte abstracto ni ser Cartier-Bresson, pero sí es importante componer encuadres neutrales para que no despisten y las fotos resulten “raras e incómodas”. Encuadrar a niveles básicos es muy fácil: pensad primero en lo que os gustaría ver en la foto. Si pienso, por ejemplo, que me gustaría ver una foto del cuerpo de la guitarra, pues no tendría mucho sentido sacar una foto cortando el golpeador o dejando fuera detalles que irían en ese concepto de “foto del cuerpo de la guitarra” (potes de volumen, puente, etc.). Ceñiros a eso y no fallaréis. Si queréis una foto de un detalle, id a por él, que seáis vosotros quienes mandáis a la cámara y no al revés. Es exactamente como cuando miramos algo, pero con otro ojo que debemos hacer nuestro, o así deberíamos orientarlo.

En el tema de los encuadres también noto mucho que no se tienen en cuenta las alturas. Las guitarras son mucho más bajitas que nosotros, por lo que si tenemos la guitarra en un stand y queremos hacer una foto del cuerpo, por ejemplo, lo lógico es ponernos a la altura de aquello que queremos fotografiar. Si hacemos la foto sin agacharnos para ponernos a la altura del cuerpo, quedará horrible, extraña, precisamente porque las perspectivas no son correctas para mostrar la guitarra “en su plenitud”. Imaginaros una foto de un bebé gateando. Si hacemos la foto estando nosotros de pié, veremos un niño gateando sin más, pero si nos agachamos a su altura para hacer la foto, ganará muchísima fuerza, porque estaremos a su nivel.

Perspectiva mal
Encuadre incorrecto

 

Perspectiva bien
Encuadre correcto: nos hemos puesto a la altura de la guitarra


Este concepto anterior es algo que se utiliza mucho en el cine para conseguir efectos dramáticos. En muchas películas, cuando se quiere ensalzar la imagen de algún personaje (“Sed de Mal”, de Orson Welles, es el ejemplo clásico más claro para ilustrar esto), lo normal es que la cámara esté por debajo del personaje, haciendo que parezca más grande y fuerte. Es algo bastante típico en las portadas de algunos discos (sobre todo de rap), donde los cantantes quieren dar una imagen poderosa. Lo mismo ocurre si actuamos al contrario: colocar la cámara por encima del personaje le empequeñecerá y dará una sensación de más fragilidad e indefensión.

Sed de mal
Fotograma de "Sed de Mal"


Y este principio es perfectamente aplicable a las guitarras. Ponedlas por debajo de la cámara y parecerán “poca cosa”, pero si queréis que parezcan “demoledoras” probad a hacer lo contrario, ya veréis.

8) Usa el modo macro para los detalles. El macro es una funcionalidad óptica para poder acercarte mucho a un detalle y fotografiarlo. ¿Nunca os han salido borrosas esas fotos de los detallitos que intentáis hacer? Pues probablemente fuese porque el modo macro estaba deshabilitado. Mucha gente, la mayoría, desconoce este modo en las cámaras. Las cámaras de móvil no lo llevan, pero fotografían bastante bien de cerca. Las compactas (las que suelen llevar gente de fiesta, aunque cada vez se ven menos) tienen un botón que es una flor, y que debe de estar encendido. Es el icono estándar para modo macro. Notaréis una mejoría increíble con él activado.

Macro off
Macro desactivado

 

macro on
Macro activado


9) ¿Qué cámara usar?
Cualquier cámara de fotos compacta con 3 megapíxels o más, es suficiente para esto. Generalmente todas incorporan un modo macro. Usadlas en modo automático y, siguiendo los puntos que mencionamos aquí, no deberíais de tener ningún problema, aunque cualquier duda que tengáis estaré encantado de contestar.

En cuanto a los móviles, están mejorando notablemente. El problema no suele ser ya de megapíxeles, sino de representación de los colores, aspecto importante para fotografiar una guitarra, y calidad óptica. Los iPhone y la mayoría de los Samsung funcionan muy bien en este sentido, pero no puedo decir lo mismo de las Blackberry (aparte de que muchas hacen una compresión extraña en sus jpg que no favorece nada el resultado final), así que mi sugerencia es utilizar los que comento. Entiendo que son teléfonos caros, por lo que si no tenemos uno tendremos que molestar a algún amiguete para que nos lo preste, pero merecerá la pena. En cualquier caso, recomiendo una cámara compacta antes que cualquier móvil: su modo macro y representación de los colores, así como otros datos técnicos que no comentaremos ahora (óptica integrada, tamaño del ccd, etc.) lo hacen mejores herramientas para esta tarea, aunque tengan menos megapíxeles.

Y hasta aquí el “tutorial”. No olvidéis que el poder de la imagen, y más en la época actual, donde nos fiamos mucho de lo visual, y nos entra primero. La imagen lo es todo, porque para cualquier mercado comercial es la primera toma de contacto del cliente con el producto, el primer “gancho”. Si vuestras fotos son un desastre, es complicado que quien os vaya a comprar siga interesado, pero si las fotos le generan interés, es un comienzo.

Cualquier duda que tengáis, ya sabéis. Espero que os haya servido de algo y que empecemos a ver fotones por ahí...

Saludos y hasta pronto.
- Dani